Espíritu

Espíritu

Eres un hijo o una hija espiritual de nuestro Padre Celestial y exististe como espíritu antes de nacer en la tierra. Durante la vida terrenal, el espíritu mora en el cuerpo físico, el cual nació de padres terrenales.

En las Escrituras aprendemos acerca de la naturaleza de los espíritus. Aprendemos que “todo espíritu es materia, pero es más refinado o puro, y sólo los ojos más puros pueden discernirlo” (D. y C. 131:7). Leemos que “el espíritu del hombre [es] a semejanza de su persona, como también el espíritu de los animales y toda otra criatura que Dios ha creado” (D. y C. 77:2; véase también Éter 3:7-16).

En las Escrituras también se enseña que al momento de la muerte física, el espíritu no muere, sino que se separa del cuerpo y vive en el mundo posterrenal de los espíritus. En el momento de la resurrección, el espíritu se reúne con el cuerpo, “para no ser separados nunca más; por lo que esta unión se torna espiritual e inmortal” (Alma 11:45).

Referencias adicionales: Romanos 8:16-17; 2 Nefi 9:10-13; D. y C. 93:29,33.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s