Paraíso

Paraíso

En las Escrituras, la palabra paraíso se usa de varias formas: Primero, indica un lugar de paz y felicidad en el mundo postmortal de los espíritus, lugar reservado para los que han sido bautizados y permanecido fieles (véase Alma 40:12; Moroni 10:34). A través de la obra que realizamos en los templos, los que habiten en la prisión espiritual tienen la oportunidad de aprender el Evangelio de Jesucristo, de arrepentirse de sus pecados y de recibir las ordenanzas del bautismo y la confirmación (véase D. y C. 138:30-35). Cuando lo hagan, pueden entrar en el paraíso.

El segundo uso de la palabra paraíso se encuentra en el relato de Lucas de la crucifixión del Salvador. Cuando Jesús estaba sobre la cruz, uno de los ladrones al que también estaban crucificando dijo: “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23:42). Según Lucas 23:43, el Señor respondió: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso”. El profeta José Smith explicó que esa frase contiene un error de traducción; en realidad, el Señor dijo al ladrón que estaría con Él en el mundo de los espíritus.

La palabra paraíso también se encuentra en 2 Corintios 12:4, en donde probablemente se refiera al reino celestial. En el décimo Artículo de Fe, la palabra paradisíaca describe la gloria de la tierra durante el Milenio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s