Pecado

Pecado

Cuando deliberadamente desobedecemos los mandamientos de Dios, cometemos un pecado. También lo hacemos cuando no actuamos de manera correcta a pesar de conocer la verdad (véase Santiago 4:17).

El Señor ha dicho que Él “no [puedej considerar el pecado con el más mínimo grado de tolerancia” (D. y C. 1:31). El resultado del pecado es que el Espíritu Santo se aleja, y dicha consecuencia en la eternidad será no poder morar en la presencia de nuestro Padre Celestial, porque “ninguna cosa impura puede morar con Dios” (1 Nefi 10:21).

Todos hemos quebrantado mandamientos o no hemos hecho lo que debíamos haber hecho según nuestro conocimiento de la verdad. El apóstol Juan enseñó: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, [Jesucristo] es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:8-9). Mediante la expíación de Jesucristo, podemos arrepentimos y recibir el perdón de nuestros pecados.

Referencias adicionales: Romanos 3:23; 6:23; Alma 5:41-42; 11:37; Helamán 5:10-11; D. y C. 82:1-3; 88:34-35.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s