Aaronico, Sacerdocio

  • Aaronico, Sacerdocio

Cuando el Señor dio la ley de mandamientos carnales, el evangelio prepatarorio para educar a Israel para un tiempo futuro, cuando ellos puedan nuevamente disfrutar de la plenitud del evangelio, hubo la necesidad de conferir una orden menor del sacerdocio para administrar la ley menor (Heb.7:12; Versión Inspirada; Ex. 34: 1-2.)

Este sacerdocio menor (D.& C.85:ll) fue conferido sobre Aarón y sus hijos (Ex. 28; 29; 30; Lev. 1:11; 3:2; 13:2; Núm. 18), como “un sacerdocio perpetuo por sus generaciones” (Ex. 40:15; Núm. 25:10-13.) Era también conferido substancialmente sobre todos los de la casa de Leví que estuvieran entre los 30 y 50 años de edad (Núm. 3:4.) Por lo tanto es llamado el Sacerdocio Aaronico o Levítico: los dos nombres son sinónimos (D.& C. 107:1-6).

Aarón y sus hijos poseyeron las llaves del Sacerdocio Aaronico y actuaron en plena majestad y poder de esta orden Levítica; muchas de sus funciones fueron comparables a aquellas de obispos y sacerdotes de esta dispensación. Sin embargo el resto de los Levitas ordenados poseyeron la plenitud del sacerdocio Aarónico y participaron en ofrecimientos de sacrificios, pero no tuvieron las llaves del ministerio Aaronico; muchas de sus funciones fueron comparables a las de maestros y diáconos en esta dispensación. (Núm. 3; 4; 2Cro. 29; Mal.3:3; D.& C.13; Doctrina de Salvación vol.3 pág.105-107.)

Desde Aarón hasta Juan el Bautista la naturaleza hereditaria del Sacerdocio Levítico “estuvo en función activa” (Enseñanzas, pág.390; D.& C.84:18,26-27,30; 107:13.) Este sacerdocio en ese tiempo era conferido únicamente sobre los miembros dignos de linaje especial escogidos para recibirlo; llegaba a los individuos por descendencia del padre o de la madre, como contraste con el Sacerdocio de Melquisedec que era “sin padre, sin madre, sin descendencia” (Heb.7:3.) Juan el Bautista “era descendiente de Aarón” y poseyó las llaves del Sacerdocio Aaronico (Enseñanzas, pág.333-334.)

Entre los nefitas anteriores al ministerio del Señor resucitado, no había Sacerdocio Arónico, porque ninguno de la tribu de Leví acompañó al pueblo nefita a su tierra de promisión.

Pocos miembros de la tribu de Leví se han reunido con la grey de Israel en el meridiano de los tiempos; pocos han vuelto a la grey de sus padres en esta dispensación; y no hubo ninguno entre los nefitas a quienes nuestro Señor ministrara. Consecuentemente, comenzando en los días de la primitiva Iglesia, el Sacerdocio Menor fue esparcido entre el total del pueblo y no fue más confiado exclusivamente a un linaje escogido. Cuando el reino de los últimos días sea perfecto y cuando las otras tribus de Israel sean reunidas y reciban sus bendiciones bajo las manos de Efraín, el primero en reunirse (D.& C.133:26-35), entonces los hijos de Leví se levantarán otra vez en la majestad de su llamado y “de nuevo ofrezcan al Señor un sacrificio en justicia” (D,& C.13.) Juan el Bautista como personaje resucitado, vino a José Smith y Oliverio Cowdery el 15 de mayo de 1829, y confirió por primera vez el Sacerdocio Aaronico en esta dispensación (D.& C.13; 27:8.)

Desde entonces, como las necesidades del ministerio lo requerían, los oficios de obispo, presbítero, maestro y diácono han sido revelados como parte del ministerio Aarónico.

El Sacerdocio Aaronico “se llama el sacerdocio menor…porque es una dependencia del mayor o sea el Sacerdocio de Melquisedec, y tiene el poder para administrar las ordenanzas exteriores”(D.& C. 107:13-14.) Aunque es un sacerdocio menor, aún es de gran majestad y poder. Tiene “las llaves del ministerio de ángeles” significando que aquellos que lo poseen y son fieles tienen la llave con la cual pueden abrir las puertas a las visitaciones de mensajeros celestiales, (D.& C.13; 84:26-27; 107:20.) Fe, arrepentimiento y bautismo -como están incluidos en el evangelio preparatorio- caen dentro de su esfera, aunque la imposición de manos por el poder del Espíritu Santo no es una prerrogativa que les competa.

La perfección no viene por el orden Levítico, y este sacerdocio menor no es recibido con un juramento (Heb. 7:11,21; Enseñanzas pag. 395-396.) Pero es un sacerdocio preparatorio, el sacerdocio de Elias, la escuela del ministerio que prepara a sus dignos y fieles ministros, para el juramento y convenio y la perfección pertenecientes al orden del Sacerdocio de Melquisedec. Es evidente que aquellos que se preparan para recibir el Sacerdocio de Melquisedec magnificando sus llamamientos en el Sacerdocio Aaronico, deben ser verídicos, fieles y dignos para recibir finalmente el sacerdocio mayor. En verdad una de las razones por la que el Señor destruyó a Korah y su banda de Levitas era que ellos siendo indignos buscaron “también el sacerdocio mayor”. (Vers.insp.-Num.16.)


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s