La importancia de la familia

  • La importancia de la familia

La familia es ordenada por Dios.
■ “Desde el principio el Señor organizó el programa completo con un padre que procreara, mantuviera, amara y dirigiera, y una madre que concibiera y diera a luz, criara, alimentara y capacitara. El Señor podía haberlo organizado de otra manera, pero El decidió que hubiera una unidad en donde existiera una relación responsable y significativa, en donde los hijos se capacitaran y disciplinaran los unos a los otros y aprendieran a amarse, honrarse y apreciarse. La familia es el maravilloso plan de vida que concibió y organizó nuestro Padre Celestial.” (Spencer W. Kimball, The Teachings of Spencer W. Kimball, pág. 324.)

■ Cuando uno da prioridad a sus negocios o el placer antes que a su hogar, es el momento en que comienza a descender hacia el debilitamiento espiritual. Cuando el club o las reuniones con los amigos llegan a significar para un hombre más que su hogar, es el momento para que avergonzado confiese que ha fallado en elevarse a la altura de la suprema oportunidad de su vida y fracasado en la prueba final de la verdadera hombría. Ningún éxito puede compensar el fracaso en el hogar.” (David O. McKay, en Conference Report, abril de 1964, pág. 5.)

■ “Ahora bien, maridos, recordad que la parte más importante de la obra del Señor que jamás realicéis será la obra que podáis efectuar dentro de los muros de vuestro propio hogar. La orientación familiar, la obra de otros deberes, todos son importantes; pero el de mayor importancia es el que está dentro de los muros de vuestro propio hogar.” (Harold B. Lee, Fortaleciendo el hogar [folleto, 1973], pág. 8.)

■ “Ruego que las bendiciones del Señor se derramen sobre todos vosotros, con respecto a vuestro hogar y a vuestra familia. Es la más preciosa de todas las experiencias de la vida, y yo os insto a que la pongáis en primer lugar. Él corazón de la Iglesia no es el centro de estaca, ni es la capilla; ellos no son el alma del mormonismo. Y aunque parezca extraño, el lugar más sagrado sobre la tierra no debe ser necesariamente el templo. La capilla, el centro de estaca y el templo son sagrados, ya que contribuyen a edificar la más sagrada de todas las instituciones dentro de la Iglesia, el hogar, y a bendecir la relación más sagrada dentro de la Iglesia, la familia.” (Boyd K. Packer, Family Togetherness—the Core of the Church, Brigham Young University Speeches of the Year [Provo, Utah, 13 de junio de 1963], pág. 10.)

■ “El Señor ha hablado sobre este asunto de manera contundente, constante y continua. El dijo, como uno de sus importantes mandamientos: ‘Multiplicaos; llenad la tierra’ (Génesis 1:28). No es la expresión de un deseo, ni solamente algo que sería bueno que hicieran. El Señor dijo a los esposos: ‘Id ahora, y amaos el uno al otro’. Y tendrán hijos, y luego trabajarán juntos para que crezcan en rectitud y justicia.” (Spencer W. Kimball, en Melbourne Australia Area Conference Report 1976, pág. 21.)

■ “A las que sufren de infertilidad y que por diferentes causas no les es posible tener hijos, como consuelo para todos los que se ven privados de la bendición del poder de procreación, voy a citar una declaración del profeta Brigham Young:

” ‘Permitidme decir unas palabras para consolar los sentimientos y el corazón de todos los que pertenecen a esta Iglesia. Muchas de las hermanas sufren debido a que no han sido bendecidas con hijos. Os llegará el momento en el que tendréis millones de hijos alrededor vuestro. Si os mantenéis fieles a vuestros convenios, seréis madres de naciones. Seréis como Evas de tierras como ésta, y cuando hayáis terminado de ayudar a poblar una tierra, habrá millones más que se encuentren en camino de ser creadas. Y cuando esas creaciones hayan permanecido cien millones de veces más que esta tierra, será como si recién fuera el comienzo de vuestra creación. Sed fieles, y si no sois bendecidas con hijos en esta vida, lo seréis en la vida venidera.’ (Deseret News, tomo 10, pág. 306, 14 de octubre de 1860.)

“Esta promesa no tiene validez para aquellas personas que podrían tener hijos pero que deliberadamente evaden la responsabilidad de la procreación. Los hombres y mujeres que no han podido tener hijos deben fortalecer su fe. Muchas mujeres estériles, como Sara por ejemplo, pudieron tener hijos gracias a bendiciones especiales del Señor. Ella recibió la bendición de tener un hijo, aun siendo una mujer estéril.

“A veces las operaciones, los tratamientos especiales o las hormonas hacen posible la procreación. Frecuentemente el miedo, las fricciones y las tensiones son la causa de la esterilidad e infecundidad. Las personas que tienen ese tipo de problemas deben hacer todo lo que esté a su alcance para solucionarlos y poder así tener hijos. La adopción de niños que no tienen padres causa también gran gozo. Muy pocos padres, si es que hay alguno, tienen necesidad de pasar la vida sin hijos.” (Spencer W. Kimball, charla fogonera dada en San Antonio, Texas, 3 de dic. de 1977, págs. 24-26.)

■ “Quizás penséis que soy extremista, pero de todas maneras quiero deciros que una mujer casada que rehúsa asumir las responsabilidades de la maternidad, o que tiene niños pero los descuida por el placer o el prestigio social, traiciona el más grande de todos los llamamientos y privilegios de la mujer.

El padre que no comparte con su esposa las responsabilidades de cuidar y educar a sus hijos, debido a sus obligaciones políticas, sociales o de negocios, es desleal a sus deberes matrimoniales; es un factor negativo en lo que pudiera y debiera ser un ambiente de gozo en el hogar, y es posible que hasta contribuya a la discordia y a la delincuencia.” (David O. McKay, Gospel Ideáis, pág. 477.)

■ “No tenemos otra alternativa . . . sino la de continuar sosteniendo nuestro ideal de una familia santo de los últimos días. El hecho de que algunas personas no tengan el privilegio de vivir en una familia así no es razón suficiente para no hablar de ella. Sin embargo, debemos hablar sobre la vida familiar con sensibilidad, teniendo en cuenta que muchos … no gozan en el momento del privilegio de pertenecer o contribuir a una familia así. Pero no podemos poner a un lado ese ideal de vida, porque muchas cosas dependen de él.” (Kimball, Teachings of Spencer W. Kimball, pág. 294-295.)

■ “Al extenso grupo de [mujeres solteras], lo único que podemos decirles es que realizáis una gran contribución al mundo al estar al servicio de vuestras familias, de la Iglesia y de la comunidad. Debéis recordar siempre que el Señor os ama, y que la Iglesia también. No tenemos control ninguno sobre el corazón o los sentimientos de los hombres, pero rogamos que podáis llegar a sentiros completamente realizadas. Mientras tanto os prometemos, en lo que respecta a vuestra eternidad, que ningún alma se verá privada de las ricas y eternas bendiciones por algo que ha estado fuera de su control en esta vida, que la eternidad es sumamente larga, que el Señor nunca deja de cumplir sus promesas y que toda mujer digna finalmente recibirá todo aquello a lo que tiene derecho y que sin culpa por parte de ella le fue negado.” (Kimball, Teachings of Spencer W. Kimball, pág. 294.)

1. Los esposos deben allegarse el uno al otro (véanse Génesis 2:24; Moisés 3:24; D. y C. 42:22; 1 Corintios 7:10).
2. Se ha mandado a los esposos traer hijos al mundo (véanse Génesis 1:28; 9:1; D. y C. 49:16-17).
3. Los hijos son una bendición para los esposos (véase Salmos 127:3-5).

Los esposos deben amarse y apoyarse el uno al otro.
■ “Una de las más motivadoras y profundas declaraciones de las Sagradas Escrituras es la que Pablo dirige a los esposos concerniente a sus deberes del uno para con el otro y con la familia. Primero, da mandamiento a las mujeres de la siguiente forma: ‘Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo’ (Efesios 5:22-24).

“Si lo analizáis detenidamente, podréis ver que el Señor no exige que la mujer se someta a su esposo si éste es malo, inicuo y exigente. Esto no es algo para tomar en broma. Es mucho lo que se dice en esas pocas palabras ‘como al Señor’; de la misma manera que el Señor ama su Iglesia y cuida de ella, el hombre debe amar y cuidar a su esposa y a su familia.

“La mujer no sentiría temor de que el esposo se aprovechara de ella, ni de que utilizara medidas dictatoriales, ni que hiciera demandas inapropiadas, si él fuera una persona sacrificada y digna. Ciertamente, ninguna mujer normal vacilaría en someterse en todo a su propio esposo digno. A veces nos sentimos sumamente disgustados al ver que la esposa toma sobre sí las riendas del liderazgo de la familia, asigna a la persona que debe dar la oración, elige a dónde ir y lo que se debe hacer.

“A los esposos se les ha mandado: ‘Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella’ (Efesios 5:25). Esa es una aspiración sumamente grande.

“Y he aquí la clave: Cristo amó tanto a la Iglesia y a sus miembros que por ellos sufrió voluntariamente la persecución, las humillaciones y las indignidades, estoicamente soportó el dolor y el maltrato físico y, finalmente, también por ellos entregó su preciosa vida.

“Cuando el esposo se encuentre listo para tratar a su familia de esa manera, no sólo su esposa sino todo el resto de su familia responderá positivamente a su liderazgo. Indudablemente, si se ha de respetar al padre, éste debe merecer ese respeto. Si se le ha de amar, debe ser constante, cariñoso, comprensivo y bueno y debe honrar su sacerdocio.” (Spencer W. Kimball, en Stockholm Sweden Area Conference Report 1974, págs. 46-47.)

■ “Como esposo, [un hombre] respetaría a su esposa, estando siempre a su lado, sin menospreciarla ni degradarla, sino animándola a seguir desarrollando sus talentos y a participar en las actividades de la Iglesia que están a su disposición. La consideraría su más grande tesoro en la vida, la persona con quien puede compartir sus preocupaciones, sus pensamientos más íntimos, sus ambiciones y esperanzas. En ese hogar el esposo nunca ejercería ‘injusto dominio’ (véase D. y C. 121:37, 39), no habría aserción de superioridad ni de autoridad, sino más bien una expresión de que ambos están unidos en yugo igual.

“Ningún hombre puede complacer a nuestro Padre Celestial si no respeta a sus hijas; ningún hombre puede complacer a su Padre Celestial si no [honra] a su esposa y compañera, la nutre, la edifica, la
fortalece y comparte con ella.” (Hinckley, “Complacer a nuestro Padre Celestial”, Liahona, Informe de la conferencia general de abril de 1985, pág. 48.)

■ “Me he preguntado: ‘¿Cómo puede un miembro de la Iglesia —cualquier hombre que posea el sacerdocio de Dios— ser cruel con su propia esposa y sus hijos?’

“El que un poseedor del sacerdocio actúe de esa manera es casi inconcebible, puesto que tales hechos son del todo incompatibles con las enseñanzas de la Iglesia y el Evangelio de Jesucristo . . .

“Un poseedor del sacerdocio tiene templanza, lo cual significa que reprime sus emociones y sus expresiones verbales; actúa con moderación y no se excede en nada. En una palabra, tiene autodominio: es el amo de sus emociones, por lo que éstas no le dominan.

“Un poseedor del sacerdocio que insulta a su esposa, que la maltrata con palabras o acciones o que hace lo mismo a uno de sus propios hijos es culpable de un pecado grave.” (Ezra Taft Benson, “¿Qué clase de hombres tenemos que ser?”, Liahona, enero de 1984, págs. 75-76.)

■ “Los padres, en primer lugar, bien sea que lo hagan o no, deben amarse y respetarse mutuamente y tratarse el uno al otro con decoro respetuoso y consideración bondadosa en todo momento. El esposo debe tratar a su esposa con la mayor cortesía y respeto. Nunca debe insultarla; nunca debe hablar de ella desdeñosamente, antes siempre debe darle la más alta estimación en el hogar, en presencia de sus hijos. No siempre lo hacemos, quizás; tal vez algunos de nosotros nunca lo hacemos; mas no obstante, es verdad que debemos hacerlo. También la esposa debe tratar al marido con el mayor interés y cortesía. Sus palabras dirigidas a él no deben ser mordaces, cortantes o burlonas; no debe proferirle críticas indirectas; no debe importunarlo con regaños; no debe tratar de provocar su enojo o causar situaciones desagradables en el hogar. La esposa debe ser una alegría para su marido, y debe vivir y conducirse de tal manera en el hogar, que éste se convierta en el sitio más gozoso y más bendito sobre la tierra para su esposo. Tal debe ser la situación del esposo y de la esposa, del padre y de la madre, dentro de los sagrados recintos de ese lugar santo, el hogar.” (Joseph F. Smith, Doctrina del Evangelio, págs. 277-278.)

■ “El deber de un esposo es amar, halagar y alentar a su esposa, y unirse a ella y a nadie más. Debe honrarla como a sí mismo, y debe tomar en cuenta sus sentimientos con ternura, porque ella es su carne y sus huesos, creada para ser una ayuda para él, tanto en lo temporal como en lo espiritual; alguien con quien él puede hablar sin reservas, alquien que está dispuesta (que ha sido proyectada) a compartir con él la carga, y por medio de su tierna voz consolar y alentar sus sentimientos. Corresponde al hombre ser el cabeza de su familia, y ser señor de su propia casa, no para gobernar a su esposa como un tirano, ni como alguien que tiene miedo o celos de que ella se salga de su lugar y le impida ejercer su autoridad. Su deber es ser un hombre de Dios (porque un hombre de Dios es un hombre sabio), siempre pronto para obtener de las Escrituras, de las revelaciones y de los cielos las instrucciones necesarias para la edificación y la salvación de su familia. Por otro lado, el deber de la esposa es someterse siempre a su esposo, no como una sirvienta, ni como alguien que teme al tirano o al amo, sino como alguien que, con mansedumbre y amor a Dios, respeta las leyes e instituciones del cielo y acude a su esposo para recibir instrucción, edificación y consuelo.” (“On the Duty of Husband and Wife”, Eideres’ Journal, agosto de 1838, págs. 61-62.)

1. La relación que existe entre Cristo y la Iglesia es un ejemplo de la relación que debe haber entre el marido y la mujer (véanse Efesios 5:22-33; Colosenses 3:18-19).
2. Marido y mujer deben vivir juntos con gozo (véase Eclesiastés 9:9).
3. El esposo debe amar y cuidar del bienestar de su esposa (véanse Efesios 5:25; D. y C. 42:22; 83:2; Colosenses 3:19).
4. La esposa debe amar a su esposo y ser un consuelo para él (véanse D. y C. 25:5, 14; Tito 2:4-5).

Los padres son responsables de enseñar, disciplinar, mantener y cuidar a sus hijos.
■ “Nuestro Padre Celestial dio a los padres la responsabilidad de ver que sus hijos estuvieran bien alimentados, bien aseados y vestidos, bien preparados y bien enseñados. La mayoría de los padres protegen a sus niños dándoles un techo, los atienden cuando están enfermos, los visten para su seguridad y bienestar y los alimentan para cuidar de su salud y su crecimiento. Pero, ¿qué hacen por sus almas?” (Kimball, Teachings of Spencer W. Kimball, pág. 332.)

■ “Los padres son directamente responsables de criar a sus hijos en rectitud, y esa responsabilidad no la pueden delegar, sin correr peligro, a los parientes, los amigos, los vecinos, la escuela, la Iglesia o el estado.” (Ezra Taft Benson, en Conference Report, oct. de 1970, pág. 21.)

■ “Hermanos, en nuestro hogar tenemos el privilegio, más aún, el deber, de reunir a nuestra familia para enseñarle las verdades que contienen las Sagradas Escrituras. En todo hogar se debe instar a los hijos a leer la palabra del Señor, tal como se nos ha revelado en todas las dispensaciones. Debemos leer la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio; no solamente leerlos en nuestra casa, sino también explicárselos a nuestros hijos, para que ellos puedan comprender los tratos directos de Dios con los pueblos de esta tierra. Veamos si no podemos hacer más al respecto en el futuro de lo que hemos hecho hasta ahora. Que cada uno de los presentes en esta congregación se haga la siguiente pregunta: ‘¿He cumplido con mi responsabilidad de leer y enseñar el evangelio en mi
hogar, tal como se ha revelado por medio de los profetas del Señor?’ Si no lo hemos hecho, arrepintámonos de nuestra negligencia y juntemos a nuestra familia alrededor de nosotros y enseñémosle la verdad.” (George Albert Smith, en Conference Report, abr. de 1914, pág. 12.)

■ “Criar a los hijos en la luz y la verdad es criarlos en el conocimiento y la aceptación de la verdadera palabra de Dios. ¿Comprenden nuestros hijos la doctrina del arrepentimiento, de la fe en Cristo, el Hijo del Dios viviente? ¿Comprenden la importancia del bautismo, su propósito, su significado y el valor que tiene en su vida? ¿Comprenden la necesidad de recibir el don del Espíritu Santo y cuáles son sus poderes y funciones y las bendiciones que se reciben cuando se posee ese don divino?” (Delbert L. Stapley, “Keep Faith with Your Family”, Improvement Era, dic. de 1960, pág. 944.)

■ “Nunca debemos permitirnos hacer algo que no deseamos que hagan nuestros hijos. Debemos dar el tipo de ejemplo que deseamos que ellos imiten. ¿Nos damos cuenta de ello? ¡Con cuánta frecuencia vemos a padres que exigen obediencia, buen comportamiento, palabras amables, miradas agradables, una voz dulce y un ojo brillante de un hijo o hijos cuando ellos mismos están llenos de amargura y regaños! ¡Cuán irrazonable es esto!” (Brigham Young, Discourses of Brigham Young, pág. 208, parte del cual se cita en Cursos de estudio de la Sociedad de Socorro, 1978-1979, pág. 117.)

■ “La disciplina es probablemente uno de los elementos más importantes que tienen los padres para conducir, guiar y dirigir a sus hijos. Sería muy conveniente que los padres comprendieran las normas que se le dan al sacerdocio en la sección 121 [de Doctrina y Convenios]. Poner ciertos límites o reglas de lo que un niño o un adolescente puede hacer le demuestra que lo amáis y respetáis. Si le permitís hacer todo lo que quiere sin poner ninguna restricción o límite, para él significa que no es muy importante para vosotros.” (Kimball, Teachings of Spencer W. Kimball, págs. 340-341.)

■ “Estoy convencido de que una de las cosas más grandes que puede hacer que los niños crezcan en un hogar amando a Dios y el evangelio de Jesucristo es la oración familiar, sin que lo haga el padre de familia solamente, sino que también lo hagan la madre y los hijos, para que puedan participar del espíritu de la oración, y estar en armonía, sintonizados, por decirlo así, con el Espíritu del Señor. Realmente creo que son muy pocos los que se van por mal camino, y los que pierden la fe, cuando han tenido conocimiento del evangelio y sus familias jamás dejaron de tener sus oraciones familiares y sus súplicas secretas a Dios.” (Heber J. Grant, en Conference Report, oct. de 1923, págs. 7-8.)

■ “El hogar debe ser un lugar en donde la confianza en el Señor se experimente comúnmente, y no algo que sólo se reserve para las ocasiones especiales.

Una de las maneras para establecer una confianza así es por medio de la intensa y constante oración. No es suficiente solamente orar; es esencial que realmente hablemos con el Señor, teniendo fe en que El nos revelará, en nuestro papel de padres, lo que necesitamos saber y hacer para el bienestar de nuestra familia. Se ha dicho de algunos hombres que al orar, algunos niños que se hallaban presentes abrían los ojos para saber si el Señor realmente se encontraba allí, tan personal y directa era la oración.” (Kimball, Teachings of Spencer W. Kimball, pág. 342.)

■ “Ya sea que los padres hayan cometido un error, o, que por otra parte, nunca hayan caído en una equivocación con su hijo, pero que aun así la oveja se haya alejado del redil, hay algunos conceptos que deseo compartir con vosotros.

“Primero, esos padres no están solos. Nuestros primeros padres conocieron la aflicción y el dolor de ver que algunos de sus hijos rechazaban las enseñanzas de la vida eterna. (Véase Moisés 5:27.) Siglos después, Jacob se enteró de los celos y la malicia de sus hijos mayores hacia su amado José. (Véase Génesis 37:1-8.) El gran profeta Alma, quien tenía un hijo llamado también Alma, oró incansablemente al Señor por la actitud rebelde de ese hijo, y no hay duda de que estaba lleno de preocupación por la discordia e iniquidad que su hijo sembraba entre los miembros de la Iglesia. (Véase Mosíah 27:14.) Nuestro Padre Celestial también ha visto a muchos de sus hijos espirituales perderse en el mundo; El conoce vuestro dolor.

“Segundo, debemos recordar que por lo general los errores de decisión no son tan serios como los errores de intención.

“Tercero, aun si se ha cometido un error con pleno conocimiento y comprensión, existe el principio del arrepentimiento, que alivia el dolor y consuela. En lugar de retener en la memoria aquello que consideramos un error, un pecado o un fracaso, lo cual va en perjuicio de nuestro progreso en el evangelio o de nuestras relaciones con familiares y amigos, sería mejor que tratáramos de alejarlo de nosotros. Como pasa con cualquier error, podemos arrepentimos sintiendo remordimiento y tratar de corregir o rectificar las consecuencias hasta donde sea posible. Pero debemos mirar al futuro con renovada fe.

“Cuarto, no perdáis la esperanza con un joven que se ha extraviado; muchos que parecían totalmente perdidos han vuelto. Debemos orar constantemente
por ellos y, si es posible, hacerles sentir nuestro amor y preocupación.

“Quinto, recordemos que, sean buenas o malas las acciones de nuestros hijos, la nuestra no ha sido la única influencia que ha contribuido a ellas.

“Sexto, sabed que nuestro Padre Celestial reconoce nuestro amor, sacrificio y preocupación, aun cuando nuestros grandes esfuerzos no hayan tenido éxito. Aunque los padres a menudo tienen el corazón destrozado por el dolor, deben comprender que, cuando han enseñado a sus hijos principios correctos, éstos son responsables de sus propios actos.

“Séptimo, por grandes que sean el sufrimiento, la preocupación, el pesar y la angustia, es necesario buscar una forma de que sirvan de provecho, quizás para ayudar a otros a evitar el mismo problema, o para aumentar en nosotros la comprensión de lo que sienten aquellos que tienen una lucha similar.

Nuestra comprensión del amor de nuestro Padre Celestial ciertamente aumentará cuando, por medio de la oración, nos demos cuenta de que El nos entiende y desea que miremos adelante con esperanza.

“El octavo y último punto que debemos recordar es que cada persona es diferente y única, cada uno de nuestros hijos lo es. Así como todos empezamos nuestra carrera en esta vida en momentos diferentes, y así como cada uno de nosotros tiene sus propios puntos débiles y fuertes y sus propios talentos, cada uno de nuestros hijos tiene sus propias características. No debemos dar por sentado que el Señor juzgará a uno con la misma medida que a otro. Muchas veces los padres pensamos que hemos fracasado si nuestro hijo no sobresale en todo. Mas debemos tener mucho cuidado de cómo nos juzgamos.” (Howard W. Hunter, “¿Se ha extraviado vuestro hijo?, Liahona, enero de 1984, págs. 113-114.)

1. Los padres deben establecer un hogar en donde haya orden (véase D. y C. 93:43-44, 50).
2. Los padres deben mantener a sus hijos y cuidar de ellos (véanse D. y C. 83:4; 1 Timoteo 5:8; D. y C. 75:28; Mosíah 4:14-15).
3. Los padres son responsables de enseñar el evangelio a sus hijos (véanse D. y C. 68:25-28; Moisés 6:56-61; Deuteronomio 6:6-7; 11:18—19).
4. Los hijos se benefician del buen ejemplo que les dan sus padres (véanse Proverbios 20:7; Jacob 3:10).
5. Los padres deben corregir y disciplinar a sus hijos con amor (véanse Proverbios 19:18; 23:13; Efesios 6:4; 1 Samuel 3:12-13).
6. La oración se debe enseñar y practicar en el hogar (véanse D. y C. 68:28; 3 Nefi 18:21; Alma 34:21).

Los hijos deben honrar y obedecer a sus padres.
■ “Tenemos un antiguo mandamiento que dice: ‘Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.’

[Exodo 20:12.] Se debe disciplinar y enseñar a los hijos a honrar a su padre y a su madre. Ellos les dieron la vida y los cuidaron cuando ellos no podían hacerlo por sí mismos. Todos los hijos, no importa la edad que tengan, deben amar y honrar a sus padres.” (N. Eldon Tanner, en Conference Report, abril de 1963, pág. 136.)

■ “Hay que tener el más minucioso cuidado de grabar en la mente de los jóvenes la necesidad de consultar a su padre y a su madre en todo lo que se relacione con sus hechos en la vida. Se debe inculcar en el corazón de los jóvenes de la Iglesia el respeto y la veneración por sus padres —el padre y la madre deben ser respetados y sus deseos considerados— y en el corazón de todo niño se debe implantar ese concepto de estimación y consideración para con los padres que distinguió a las familias de los antiguos patriarcas.

“Dios está a la cabeza de la raza humana; lo estimamos como el Padre de todos. No hay manera de complacerlo más, que por considerar, respetar, honrar y obedecer a nuestros padres y a nuestras madres, quienes son los medios de nuestra existencia aquí sobre la tierra.” (Smith, Doctrina del Evangelio, pág. 157.)

1. Los hijos deben respetar y honrar a su madre y a su padre (véanse Exodo 20:12; 1 Timoteo 5:4; Levítico 20:9; Efesios 6:1-3; Colosenses 3:20).
2. Los hijos deben estar sujetos a sus padres (véanse Lucas 2:51; Mosíah 3:19).
3. Los hijos deben escuchar a sus padres y seguir sus enseñanzas (véanse Proverbios 1:8; 23:22).

— Véase Doctrina del Evangelio Religión 231 y 232


Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s