La caída de Babilonia y el establecimiento de Sión

  • La caída de Babilonia y el establecimiento de Sión

El futuro es brillante, y los miembros de la Iglesia tienen razón para sentirse optimistas acerca del establecimiento de Sión. Sería conveniente recordar que en la época de Enoc, éste y su pueblo establecieron Sión, aun cuando se trataba de una era de gran iniquidad. Nosotros haremos lo mismo. Babilonia caerá y el pueblo del convenio del Señor establecerá a Sión en esta dispensación, la última de las dispensaciones antes de la segunda venida del Señor.

Babilonia simboliza la maldad.
■ “Antiguamente Babilonia era el centro de gobierno y la capital del imperio babilónico . . .

“… Para el pueblo del Señor de esos días, Babilonia era conocida como el centro de la iniquidad, de lo carnal y lo mundano. Todo lo que se le relacionaba estaba en completa oposición con lo que era recto, y tenía el efecto de llevar al hombre cuesta abajo hacia la destrucción de su propia alma.” (Bruce R. McConkie, Mormon Doctrine, págs. 68-69.)

■ “En el año 478 antes de Cristo, Babilonia se vio nuevamente destruida, esta vez por Jerjes, y más tarde por Alejandro Magno cuando éste derrotó al imperio persa en el año 330 antes de Jesucristo. Poco tiempo después se edificó una ciudad rival a orillas del Tigris y Babilonia nunca se recobró. En la actualidad la ciudad más grande del antiguo mundo es un montón de tierra desértica que no volverá a levantarse jamás. La gran Babilonia cayó para siempre.” (Bruce R. McConkie, The Millennial Messiah, págs. 423-424.)

■ “En profético lenguaje figurado, Babilonia representa al mundo plagado de carnalidad e iniquidad. Babilonia es el degenerado orden social creado por personas codiciosas que aman las tinieblas antes que la luz porque sus hechos son malignos. Babilonia es el poderoso poder gubernamental que lleva cautivos a los santos; son las iglesias falsas que construyen templos falsos y adoran dioses falsos; son todas las falsas filosofías . . . que alejan al hombre de Dios y de la salvación. Babilonia es la religión falsa y degenerada en todas sus formas y ramificaciones. Babilonia es el sistema comunista que busca destruir la libertad de la gente en todas las naciones y reinados; es la mafia y los sindicatos criminales que asesinan y roban; son las combinaciones secretas que buscan el poder y la injusta dominación sobre las almas de los hombres. Babilonia es la promotora de la pornografía, del crimen organizado y de la prostitución; es todo lo malo, lo inicuo y lo profano que encierra nuestra estructura social.” (McConkie, Millennial Messiah, pág. 424.)

1. Dios destruyó Babilonia, una ciudad inicua del mundo antiguo (véanse Isaías 13:19-22; Jeremías 51:37, 52-58).
2. Babilonia se ha convertido en el símbolo de la iniquidad y las maldades del mundo (véanse D. y C. 133:14; Apocalipsis 17:5; 18:2; D. y C. 86:3).

La Babilonia espiritual caerá completamente.
■ “¡Qué pena! ¡Las naciones están profundamente dormidas! ¡Se encuentran borrachas con las abominaciones de la gran Babilonia! ¡La copa de sus iniquidades está casi llena! ¡Muy pronto se desbordará! Entonces llegará el día de su castigo, un día de dolor y lamentos, un día de gran angustia, un día de peligro y guerra. Las huestes del poderoso caerán. La fortaleza de las naciones cesará, y su gloria se perderá . . . Entonces los paganos que hayan quedado sabrán que el Señor es Dios, porque podrán ver y escuchar sus juicios, que El dictará sobre los poderes corruptos de la tierra . . . ¡Oh Babilonia! ¡Te engalanas con costosos adornos, te vistes con los atavíos más llamativos! … Tu apariencia externa ha causado la admiración de todas las naciones; pero interiormente estás corrompida . . . Has recogido la cizaña de la tierra, y las has atado en gavillas, y hecho que el atado sea fuerte, para que se encuentre lista para el fuego. ¡Oh Babilonia, la copa está casi llena! ¡Tu hora está cerca! ¡Caerás para no volver a levantarte jamás!” (Orson Pratt, Masterful Discourses and Writings of Orson Pratt, págs. 86-87.)

■ “He aquí una verdad que todos los hombres debieran oír. Babilonia cayó, y sus dioses con ella; y Babilonia caerá y sus dioses también caerán con ella. Los dioses falsos crean una sociedad malvada.

Porque adoran dioses falsos, el mundo es el mundo, y Babilonia es Babilonia. Cuando el hombre adora al Dios verdadero de acuerdo con las normas del evangelio, entonces sus condiciones sociales rivalizan con las que imperaban en la ciudad de Enoc; en cambio, cuando el hombre adora dioses falsos, entonces entra a transitar por las sendas del mundo y sus condiciones sociales se asemejan a las de Babilonia. Cuando nos detenemos a examinar la caída de la antigua Babilonia, lo que vemos es la destrucción de sus ídolos y su manera de adorar; de la misma manera, cuando caiga la Babilonia de los últimos días, veremos —oh, día bendito— la destrucción de la adoración falsa … La iglesia grande y abominable se derrumbará en el polvo. La doctrina falsa cesará.” (McConkie, Millennial Messiah, págs. 429-430.)

1. Los profetas han predicho la caída de la gran Babilonia (véanse Isaías 21:9; D. y C. 1:16; Apocalipsis 18:21; D. y C. 35:11).
2. Se les ha mandado a los santos de Dios apartarse de en medio de Babilonia (véanse D. y C. 133:5, 7, 14-15; Jeremías 51:6; Apocalipsis 18:2-4).
3. El Señor no salvará a nadie que permanezca en la Babilonia espiritual (véase D. y C. 64:24).
4. Todos los justos se regocijarán en la justicia que reemplazará a la iniquidad en la caída final de Babilonia (véase Apocalipsis 18:2, 10, 20; 19:1-3).

Sión es el nombre que Dios le dio a sus rectos santos.
■ “Existen varios significados de la palabra Sión. Se puede referir al Monte de Sión, o por extensión a la tierra de Jerusalén.

“Muchas veces se utiliza, como lo hizo el profeta Miqueas, para referirse al lugar del ‘Monte de la casa del Señor’, como a un lugar aparte de Jerusalén. [Véase Miqueas 4:2.]

“Sión fue llamada así por Enoc refiriéndose a la ‘Ciudad de Santidad’, o la ‘Ciudad de Enoc’. [Véase Moisés 7:18-19.] El término ‘la tierra de Sión’ se ha utilizado, en algunas connotaciones, en referencia al Hemisferio Occidental.

“Pero hay otro uso muy significativo para el término por el cual se llama Sión a la Iglesia de Dios, que abarca, de acuerdo con la definición del Señor, a Tos puros de corazón’ (D. y C. 97:21).” (Harold B. Lee, en Conference Report, oct. de 1968, págs. 61-62.)

■ “Sión es ‘[buscar] cada cual el bienestar de su prójimo, . . . haciendo todas las cosas con la única mira de glorificar a Dios’ (D. y C. 82:19). Según entiendo yo estos asuntos, Sión puede ser establecida sólo mediante aquellos que son puros de corazón y que se esfuerzan porque esto suceda, pues ‘el obrero en Sión trabajará para Sión, porque si trabaja por dinero, perecerá’ (2 Nefi 26:31).” (Spencer W. Kimball, en Conference Report, abril de 1978, pág. 122; véase también “Convirtámonos en puros de corazón”, Liahona, agosto de 1978, pág. 129.)

■ “Cuando Sión se establezca con su belleza, honor y gloria, los reyes y príncipes de la tierra vendrán para obtener información y enseñar lo mismo a su gente. Ellos vendrán como antes vinieron a aprender de la sabiduría de Salomón.” (John Taylor, The Gospel Kingdom, pág. 216.)

■ “Estamos aquí para edificar la iglesia de Dios, la Sión de Dios y el reino de Dios, y para estar a disposición de Dios para todo lo que El mande, primero para purificarnos de toda iniquidad, de todo tipo de codicia y de maldad, para abandonar toda clase de pecado, para cultivar el Espíritu de Dios y ayudar a edificar su reino; para embellecer Sión y tener lugares agradables para vivir, así como también hermosos jardines y huertos, hasta lograr que Sión sea el lugar más hermoso del mundo . . . Sión se convertirá entonces en el honor y la gloria de toda la tierra.” (Taylor, Gospel Kingdom, pág. 221.)

■ “Debido a su integridad y a su fe, los habitantes de la Ciudad de Enoc eran como peregrinos y extranjeros sobre la tierra. Ello se debía al hecho de que vivían la ley celestial en un mundo telestial; todos tenían una sola voluntad y obedecían perfectamente todos los mandamientos del Señor. Cuando Cristo venga, esa gente volverá nuevamente a la tierra, porque ésta es su eterna morada.” (Joseph Fielding Smith, Church History and Modern Revelation, 1:195.)

1. Sión son los puros de corazón siempre, en cualquier época y lugar (véase D. y C. 97:21).
2. Los del pueblo de Sión son uno en corazón y en voluntad; viven en justicia, y no hay pobres entre ellos (véase Moisés 7:18).
3. Sión es un lugar de santidad y belleza (véanse Salmos 50:2; Isaías 4:5; D. y C. 82:14).
4. El Señor es el fundador y el protector de Sión (véanse Isaías 14:32; 60:14; D. y C. 97:19).
5. En la época de Enoc, éste construyó una ciudad de Sión, la cual fue trasladada y llevada de la tierra (véase Moisés 7:18-21).
6. La ley saldrá de Sión (véase 2 Nefi 12:2-5).

Cuando la Babilonia espiritual madure en iniquidad, se establecerá la gran Sión de los últimos días.
■ “En el día de la regeneración, cuando todas las cosas se hagan nuevas, habrá tres grandes ciudades que serán sanas. Una de ellas será la antigua Jerusalén que será reconstruida de acuerdo con la profecía de Ezequiel; otra será la ciudad de Sión, o sea la Ciudad de Enoc, que fue llevada de la tierra cuando Enoc fue trasladado, la cual también será restaurada; y por último, la ciudad de Sión, o Nueva Jerusalén, que será edificada por la semilla de José en el continente americano.” (Joseph Fielding Smith, Answers to Gospel Questions, 2:105.)

■ “El Señor nos ha dicho en forma muy sencilla que el mundo sufrirá una gran aflicción, que habrá contiendas de un extremo al otro del mundo, que los inicuos matarán a los inicuos y que se quitará la paz de la tierra. Y El también ha dicho que el único lugar seguro será Sión. ¿Llegaremos nosotros a esa Sión? Debido a que Sión significa los puros de corazón, ¿la mantendremos como Sión?” (George Albert Smith, en Conference Report, oct. de 1941, pág. 99.)

■ “Jesús nunca aceptará la Sión de Dios a menos que su pueblo sea unido de acuerdo con la ley celestial, porque todos los que entren en la presencia de Dios tendrán que hacerlo por medio de esta ley. Enoc practicó esa ley y todos nosotros debemos hacer lo mismo si queremos que nos acepte como lo aceptó a él. Se nos ha prometido que la Nueva Jerusalén se edificará en nuestra época y generación, y se hará por medio de la Orden Unida de Sión y de acuerdo con la ley celestial.” (Wilford Woodruff, en Journal of Discourses, 17:250.)

■ “Cuando Sión descienda de los cielos, la otra Sión también ascenderá y estará preparada para unirse con los que vienen de arriba. La gente de ésta última se habrá perfeccionado y purificado, será noble, exaltada y de dignos sentimientos y tan verdaderamente humilde, recta, virtuosa, e inteligente, que estará apta, cuando sea arrebatada, para asociarse con la Sión que bajará de Dios de los cielos.” (John Taylor, en Journal of Dicourses, 10:147.)

■ “Vivimos en una época en que la estructura social se encuentra dividida en dos grupos. En la Iglesia los miembros fieles perfeccionan su vida y se acercan al Señor. En el mundo aumenta la iniquidad, y los rebeldes y carnales entre los hombres descienden hacia niveles más bajos de maldad y depravación que en ninguna otra época. Este curso seguirá hasta que el Señor venga. Cuando él llegue, por un lado habrá gente preparada para recibirlo, y por otro lado, habrá más iniquidad y carnalidad que nunca. A medida que el tiempo pase, cada vez menos personas se mantendrán apartadas de uno u otro de estos grupos.

“Luego, cuando el Señor venga, El mismo causará y completará la división entre la gente. Entonces vendrá el gran día de la separación en donde los inicuos serán consumidos y los justos premiados . . .

“… El Señor no se deleita con la destrucción de los inicuos. Su generosa misericordia, gracia y bondad están al alcance de todas las personas a través de todas las épocas, pero sólo se derraman sobre aquellos cuyas obras merecen una bendición tan maravillosa. ‘Pues he aquí, los justos no perecerán; porque ciertamente vendrá el tiempo en que todos los que combatan contra Sión serán talados.’ [1 Nefi 22:19.]” (McConkie, Millennial Messiah, págs. 554-555, 560.)

1. Sión y sus estacas serán para los santos de Dios lugares de paz y seguridad (véanse D. y C. 45:66, 68-70; 82:14; 101:21; 115:5-6).
2. Sión sólo podrá construirse sobre principios celestiales (véase D. y C. 105:5).
3. El lugar central para la Sión de los últimos días es Independence, en Jackson County, en el estado de Misuri (véase D. y C. 57:1-3).
4. La Sión de los últimos días será llamada la Nueva Jerusalén (véanse D. y C. 45:65-66; 3 Nefi 20:22; D. y C. 84:2-5; Eter 13:3, 6, 8).
5. El establecimiento de Sión se llevará a cabo por medio de poder, y todos los que peleen en su contra serán destruidos (véanse D. y C. 103:15; 1 Nefi 22:14; 2 Nefi 6:13).
6. La gran Sión de los últimos días y la Ciudad de Enoc se unirán al final en una sola (véanse Moisés 7:62-64; D. y C. 84:99-100).

—Véase Doctrina del Evangelio Religión 231 y 232


  • Sión —Véase Leales ala Fe
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s