La Santa Cena

La Santa Cena nos ayuda continuamente a renovar el convenio que hicimos al bautizarnos, de llegar a ser como Jesucristo.

Los convenios hechos con el Señor se confirman mediante las ordenanzas del evangelio

El élder Boyd K. Packer, del Quórum de los Doce, definió un convenio de la siguiente manera: “Un convenio, del modo que se utiliza en las Escrituras, es una promesa sagrada, una promesa solemne y duradera entre Dios y el hombre” (Estar bajo convenio Liahona, julio de 1987).

Hacemos convenios con el Señor al recibir las ordenanzas del evangelio. Por medio de estas ordenanzas, damos testimonio de los acuerdos espirituales que hacemos con Dios. El élder Packer resumió la importancia de las ordenanzas y los convenios sagrados: “Un buen comportamiento sin las ordenanzas del evangelio no redimirá ni exaltará a la humanidad; los convenios y las ordenanzas son esenciales” (La única iglesia verdadera Liahona, enero de 1986).

Al participar de la Santa Cena, los santos dignos renuevan el convenio que hicieron al bautizarse

La Santa Cena es una ordenanza por medio de la cual damos testimonio de que estamos renovando el convenio que hicimos al bautizarnos. El bautismo es la primera ordenanza del evangelio y es la puerta por la cual debemos entrar para ser miembros de la Iglesia de Cristo en la tierra y para ir al reino celestial en la eternidad. Por medio de él damos testimonio de que estamos “dispuestos a tomar sobre [nosotros] el nombre de Jesucristo, con la determinación de servirle hasta el fin” (D. y C. 20:37). A través de ese compromiso de fe, el cual confirmamos por medio del bautismo, obtenemos la remisión de los pecados.

En nuestra debilidad mortal, aun después de ser bautizados, pecamos hasta cierto grado, y así, hasta cierto grado, no hemos cumplido plenamente con nuestro convenio.

Por lo tanto, debemos allegarnos al Señor continuamente con humildad procurando el perdón de nuestras debilidades y volviendo a comprometernos ante El. El rey Benjamín dijo:

“Quisiera que recordaseis y retuvieseis siempre en vuestra memoria la grandeza de Dios, y vuestra propia nulidad, y su bondad y longanimidad para con vosotros, indignas criaturas, y os humillaseis aun en las profundidades de la humildad, invocando el nombre del Señor diariamente, y permaneciendo firmes en la fe de lo que está por venir, que fue anunciado por boca del ángel.

“Y he aquí, os digo que si hacéis esto, siempre os regocijaréis, y seréis llenos del amor de Dios y siempre retendréis la remisión de vuestros pecados.” (Mosíah 4:11-12.)

A fin de ayudarnos a buscar continuamente la remisión de nuestros pecados, el Señor ha dispuesto una ordenanza por medio de la cual podemos renovar formalmente nuestro convenio bautismal todas las semanas, participando de la Santa Cena. Cuando tomamos los sagrados emblemas con reverencia y dignidad, volvemos a testificar que estamos dispuestos a tomar el nombre de Cristo sobre nosotros y recordarle siempre y guardar sus mandamientos. A cambio de ello, Dios continúa redimiéndonos de nuestros pecados y brindándonos el don del Espíritu Santo para que nos santifiquemos, para que se produzca en nosotros un cambio poderoso que finalmente nos permita observar los convenios a la perfección (véase Mosíah 5:2).

El élder A. Theodore Tuttle, miembro del Primer Quórum de los Setenta, analizó la relación que existe entre el convenio que hacemos al bautizarnos y la ordenanza de la Santa Cena:

“Los convenios del evangelio se hacen entre Dios y el hombre, siendo el Señor el que estipula los términos. Estos convenios nos han sido dados por medio de la revelación. El nos da aquellos convenios y ordenanzas que son esenciales para llevarnos de nuevo a su presencia.

“El bautismo por inmersión para la remisión de pecados es un convenio necesario que debemos hacer con el Señor; la fe y el arrepentimiento preceden a esta ordenanza. La confirmación y el don del Espíritu Santo siguen al bautismo. Al aceptar estos principios y ordenanzas, podemos lograr la remisión de nuestros pecados y asegurarnos la salvación. Con la ordenanza de la Santa Cena, renovamos regularmente éste y otros convenios, y al cumplir con nuestra parte, recibimos al Espíritu del Señor.” (Convenios, ordenanzas
y servicio Liahona, julio de 1984)

D. y C. 20:37, 77; Mosíah 18:9-10; D. y C. 20:76-79. ¿Cuáles son algunos de los puntos del convenio que renovamos cuando participamos de la Santa Cena?

Los emblemas de la Santa Cena son símbolos importantes de la expiación de Cristo y de nuestro convenio bautismal

• El élder Bruce R. McConkie, quien fue miembro del Quórum de los Doce, escribió: “Todas las ordenanzas del evangelio, todos los ritos religiosos revelados de los cielos, todas las prácticas y ceremonias de la ley de Moisés dan testimonio de Cristo. Todo está ordenado de tal manera y se lleva a la práctica en tal forma que simboliza algo de su vida y su ministerio” (The Mortal Messiah, 1:124).

La Pascua se instituyó en el antiguo Israel como un anticipo del futuro sacrificio expiatorio. La Santa Cena se estableció como recordatorio de ese sacrificio. El antiguo Israel fue liberado del cautiverio en Egipto y guiado por el desierto hacia la tierra prometida. Durante su éxodo, el Señor les proveyó comida y agua. El Israel moderno, de igual manera, ha sido librado del cautiverio del pecado por medio del sacrificio de Jesucristo. Al bautizarnos, comenzamos nuestro viaje desde el cautiverio hacia la vida eterna, y durante nuestro viaje, satisfacemos nuestra sed y hambre espiritual por medio del pan y el agua de vida.

Juan 4:10; 6:35. ¿Por qué razón se llamó Jesús a sí mismo el “pan de vida” y la fuente de “agua viva”?

El élder McConkie lo explicó de esta manera:

“Puesto que él es el Pan de Vida (lo cual significa el Hijo de Dios), enviado por el Padre, y puesto que los hombres deben comer este pan para ganar la salvación, llegamos a la conclusión de que la vida eterna se gana únicamente comiendo la carne y bebiendo la sangre del Hijo de Dios, o en otras palabras, se gana la vida eterna solamente aceptando a Jesús como el Cristo y guardando sus mandamientos.

“.. .Aquellos que sigan este curso y coman de su cuerpo y beban de su sangre tendrán la vida eterna, o sea, la exaltación en el cielo más alto del mundo celestial…

“.. .Para que sus santos recuerden constantemente su obligación de aceptarle y obedecerle, o en otras palabras, de comer de su cuerpo y beber de su sangre, el Señor les ha dado la ordenanza sacramental. Esta ordenanza, que se lleva a cabo en memoria de su cuerpo maltratado y su sangre derramada, es el medio que se da a los hombres, formal y reiteradamente, para reafirmar su creencia en la divinidad de Cristo y para confirmar su determinación de servirle y guardar sus mandamientos.” (Doctrinal New Testament Commentary, 1:358.)

El Señor ha dicho que no debemos participar de la Santa Cena indignamente

• 3 Nefi 18:28-29; D. y C. 20:37. Puesto que el convenio de la Santa Cena implica la renovación del convenio bautismal, ambas ordenanzas requieren una preparación similar de parte del que la recibe.

El Salvador les dijo a los nefitas que aquellas personas que presiden tienen la responsabilidad de no permitir que quienes no sean dignos participen de la Santa Cena. Sin embargo, la responsabilidad mayor de determinar su dignidad personal descansa sobre los hombros de cada individuo.

El participar de la Santa Cena dignamente constituye un incentivo para que seamos dignos. Quienes participan dignamente de los emblemas de la Santa Cena, entendiendo el convenio que hay de por medio, están siguiendo el camino que les guiará hasta el punto en que nuestro Padre Celestial les dirá: “Tendréis la vida eterna” (2 Nefi 31:20).

—Véase procura obtener mi palabra


 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s