Doctrina de Salvación III

DOCTRINA DE SALVACIÓN
TOMO III

Sermones y escritos de Joseph Fielding Smith Compilación de Bruce R. McConkie

INDICE

  1. Las señales precederán la Segunda Venida.
  2. Las señales de los tiempos.
  3. Guerras y la Segunda Venida.
  4. El Milenio y la Nueva Jerusalén.
  5. Sacerdocio: El poder eterno de Dios.
  6. La organización del sacerdocio.
  7. Llaves y convenio del sacerdocio.
  8. El Santo Apostolado.
  9. Patriarcas, bendiciones y unciones.
  10. Libros que el Señor aprueba.
  11. La venida del Libro de Mormón.
  12. Una voz de Cumora.
  13. Israel: El pueblo del convenio de Dios
  14. El mundo apóstata.
  15. Apóstatas en el Reino de los últimos días.
  16. Los reinos de este mundo.
  17. El éxodo de Israel moderno.
  18. Los pioneros mormones y la colonozación.

CAPÍTULO 1

 LAS SEÑALES QUE PRECEDERÁN LA SEGUNDA VENIDA

¿CUÁNDO VENDRÁ CRISTO?

 LA SEGUNDA VENIDA SERÁ MAÑANA. No hace mucho se me preguntó si yo podía decir cuándo vendría el Señor. Respondí que sí; y respondo ahora que sí. Yo sé cuando El vendrá: mañana. Tenemos su palabra al respecto. Permítaseme leerla:

“He aquí, el tiempo presente es llamado hoy hasta la venida del Hijo del Hombre; y en verdad, es un día de sacrificio y de requerir el diezmo de mi pueblo, porque el que es diezmado no será quemado en su venida.” (Aquí tenemos un discurso muy suficiente en cuanto a los diezmos.) “Porque después de hoy viene la quema —esto es, hablando según la manera del Señor— porque de cierto os digo, mañana todos los soberbios y los que hacen maldad serán como rastrojo; y yo los quemaré, porque soy el Señor de las Huestes; y no perdonaré a ninguno que se quede en Babilonia.”1

De manera que el Señor, vuelvo a repetir, viene mañana. Preparémonos, pues. El hermano Orson F. Whitney solía escribir acerca de la Noche del sábado del tiempo. Estamos viviendo en la noche del sábado del tiempo. Nos hallamos en el sexto día, el cual ahora se está aproximando a su fin. Cuando el Señor dice que es hoy hasta su venida, me parece que eso es precisamente lo que tiene proyectado, porque El vendrá en la mañana del día de reposo, o el séptimo día de la existencia temporal de la tierra, para inaugurar el reino milenario y ocupar su puesto legítimo como Rey de reyes y Señor de señores, para gobernar y reinar sobre la tierra conforme a su derecho.2

Satanás ha usurpado el poder y la autoridad desde el principio, y los hombres lo han seguido; pero su día se aproxima a su fin, y el alba está rompiendo para Israel y para Sión, para el establecimiento universal de la verdad, cuando la tierra será limpiada de toda impureza, toda iniquidad, porque cuando venga Cristo, lo que es inicuo no puede permanecer.3

EL DÍA DEL SEÑOR ESTÁ CERCA. Creo que la venida del Hijo de Dios no está muy distante; qué tan lejos, no lo sé, pero sí sé que está a cien años más cerca de la ocasión en que Elías el Profeta vino al profeta José Smith y a Oliverio Cowdery, en el Templo de Kirtland, el día 3 de abril de 1836. Las palabras de Elías indican el hecho de que estamos ese tanto más cerca que entonces; y este profeta antiguo declaró que por motivo de la restauración de esas llaves sabríamos que el día grande y terrible del Señor está cerca, aun a nuestras puertas.4

El mundo rápidamente se aproxima a su fin, es decir, el fin de los días de iniquidad.5 Cuando haya madurado completamente en la iniquidad, el Señor vendrá en las nubes del cielo para vengarse de los impíos, porque su ira está encendida en contra de ellos.6 No penséis que demora su venida. Ya se han dado muchas de las señales de la misma, de modo que, si queremos, podemos saber que el día está a nuestras puertas ahora mismo.7

ALGUNOS DE LOS QUE HOY VIVEN PODRÁN VER LA SEGUNDA VENIDA. El día de la venida del Señor está cerca; yo no sé cuándo. No estoy esperando, sin embargo, la venida del Hijo del Hombre, corno en un tiempo esperaba ver el día en que los hombres hablarían desde una ciudad hasta otra y por todo el país sin la ayuda de alambres, y se les podría oír, es decir, corno algo que pudiera efectuarse en alguna época muy lejana, porque yo sinceramente creo que vendrá precisamente el día en que algunos de nosotros que nos encontramos hoy aquí [5 de abril de 1936] estaremos viviendo sobre la faz de la tierra. Ese día está muy cerca. Conviene que corno Santos de los Ultimos Días, pongamos nuestras casas en orden, guardemos los mandamientos de Dios, nos apartemos de la maldad y nos acerquemos a la rectitud, si es necesario, y sirvamos al Señor con humildad, fe y oración.8

CRISTO VENDRÁ EN EL DÍA DE INIQUIDAD. Cuando maduremos en la iniquidad es cuando el Señor vendrá. A veces me siento molesto con algunos de nuestros élderes que al hablar dicen que el Señor vendrá cuando todos nosotros lleguemos a ser lo suficientemente justos como para recibirlo. El Señor no va a esperar hasta que nos volvamos justos. Cuando se disponga a venir, El vendrá —cuando se llene la copa de la iniquidad—, pero si en ese tiempo no somos justos, pobres de nosotros porque seremos contados entre los impíos, y seremos como rastrojo que será barrido de sobre la faz de la tierra, porque el Señor dice que la maldad no existirá.9

No penséis que el Señor demora su venida, porque El vendrá en el tiempo señalado, no el tiempo que he oído que unos predican, cuando la tierra se vuelva lo idóneamente recta para recibirlo. He escuchado a algunos hombres en cargos de confianza en la Iglesia predicar esto, hombres que supuestamente tienen conocimiento de la palabra del Señor, mas no lograron comprender las Escrituras. Cristo vendrá en el día de iniquidad, cuando la tierra madure en la maldad y esté preparada para la purificación; y El vendrá como lavador y purificador, y todos los inicuos serán como rastrojo y serán consumidos.10

 LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO PRECEDE LA SEGUNDA VENIDA

LA VOZ DE AMONESTACIÓN SIEMPRE PRECEDE LOS JUICIOS. ¿No sería cosa extraordinariamente extraña que el Señor viniera e iniciara su reinado de paz, se vengara de los inicuos, limpiara la tierra del pecado, sin enviar mensajeros para preparar el camino delante de El? ¿Hemos de esperar que el Señor venga a juzgar al mundo sin que primero le haga una advertencia y prepare los medios para que escapen todos los que quieran arrepentirse?

Noé fue enviado al mundo para advertirlo del diluvio. Si el pueblo hubiese escuchado, habría escapado. 11 Moisés fue enviado para conducir a Israel a la tierra prometida para cumplir las promesas hechas a Abraham.12 Juan el Bautista fue enviado para preparar el camino para la venida de Cristo.13 En cada caso se abrieron los cielos y se hizo la proclamación. Isaías, Jeremías y otros profetas fueron enviados para amonestar a Israel y a Judá antes que descendieran sobre ellos el esparcimiento y el cautiverio.14 Si hubieran prestado atención, se habría escrito una página distinta en la historia. Tuvieron su oportunidad de escuchar; se les amonestó y tuvieron manera de escapar, la cual ellos rechazaron.

LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO PRECEDE LA SEGUNDA VENIDA. El Señor prometió tener el mismo interés en la humanidad antes de su segunda venida. Dijo El: “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”15 Y también:

“Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.”16

El apóstol Juan, cuando se hallaba en la isla de Patmos, en una visión de los postreros días, vio “volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo”.17

José Smith declaró que Moroni —un antiguo profeta sobre este continente, y hoy un ser resucitado— le enseñó el evangelio como cumplimiento parcial de esta promesa, dándole instrucciones referentes a la restauración de las cosas antes de la venida de Cristo.18 Y el Señor dijo: “Porque, he aquí, Dios el Señor ha enviado al ángel para que proclame en medio del cielo: Preparad la vía del Señor y enderezad sus senderos, porque la hora de su venida está cerca.”19

Aceptando lo anterior como cosa verdadera, los Santos de los Ultimos Días creen que se ha establecido comunicación con los cielos en los tiempos modernos, y ahora el evangelio del reino se envía corno testimonio al mundo antes que venga Cristo.20

EL CRISTIANISMO APÓSTATA NO CONTIENE AMONESTA­CIONES DE LA SEGUNDA VENIDA. Es bien sabido que las enseñanzas de las iglesias cristianas, así llamadas, se han estado declarando por todo el mundo durante muchos cientos de años. En todas las tierras se han organizado iglesias, y los ministros han proclamado sus enseñanzas. No hay nada de particular en cuanto a su mensaje con relación a la edad actual. Nada distintivo que pudiera señalar a cualquiera, o a todas ellas, de tener una declaración especial del evangelio del reino que se prometió como testimonio en los postreros días.

En las palabras de nuestro Señor —de que “será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones: y entonces vendrá el fin”21 —la indicación es que en los postreros días, como señal a todas las naciones, el Señor enviaría de nuevo el mensaje del evangelio del reino, y que sería diferente de las enseñanzas que entonces se estarían dando y recibiendo entre las naciones. De lo contrario ¿cómo se podría distinguir y aceptar como señal de su segunda venida?

Por otra parte, cuando esta declaración del evangelio del reino llegue a todas las naciones, entonces vendrá el fin, o en otras palabras, el tiempo en que nuestro Señor ha de aparecer. La predicación de las muchas doctrinas de las varias denominaciones se llevó a todas las naciones desde hace muchos años, mas el fin no llegó con esta declaración universal.

EL EVANGELIO RESTAURADO AMONESTA AL MUNDO. José Smith y los que con él se asociaban fueron instruidos por mensajeros celestiales y por revelación, de que la responsabilidad de este mensaje descansaba sobre ellos. Se les instruyó que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días se hallaba debidamente autorizada para enviar embajadores de Cristo con el mensaje especial de este evangelio del reino a todas las naciones. El Señor dijo al respecto: “Y la voz de amonestación irá a todo pueblo por boca de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días. E irán y no habrá quien los detenga, porque yo, el Señor, los he mandado.”22

Se podrá juzgar a los Santos de los Ultimos Días de ser raros y fuera de lo común por creer que se les ha llamado para cumplir estos antiguos pasajes de las Escrituras, pero es con la íntegra confianza de que el Señor ha hablado en la actualidad por lo que se están enviando misioneros a todas las partes de la tierra. Además, cuando todas las naciones hayan escuchado este mensaje, cual se ha revelado en estos postreros días, entonces podremos esperar la venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, porque en ese día todas las naciones habrán sido amonestadas por los mensajeros que fueron enviados de acuerdo con la promesa del Señor.23

LAS INVENCIONES MODERNAS AYUDAN A PREGONAR LA VOZ DE AMONESTACIÓN. Esta obra de predicar el evangelio a las naciones no se ha terminado aún. Los misioneros de la Iglesia están saliendo ahora con este mensaje, mas el Señor ha dicho que acortaría su obra en rectitud,24 y además, que la apresuraría en su tiempo.25 Por medio de las invenciones y descubrimientos modernos podemos fácilmente ver cómo se puede realizar esto, y cómo se puede llegar al corazón de los habitantes de la tierra por medio de la radio, por medio de la prensa y por medios de comunicación que las naciones de la tierra no tuvieron en épocas anteriores. No sé cuánto tardará esta misión en realizarse, ni en cumplirse estas palabras de nuestro Señor y Salvador Jesucristo; pero que obrará rápidamente, que cumplirá sus propósitos dentro del tiempo que ha señalado, esto yo lo creo por completo, y sus promesas no fallarán.26

LOS DESASTRES VIENEN CUANDO SE RECHAZA LA AMONESTACIÓN DEL EVANGELIO. De cuando en cuando, alguien que está lleno de odio contra la verdad, con el ciego deseo de destruir la obra del Señor, pide a las naciones que echen fuera a los élderes de Israel que están llevando este mensaje de salvación a todos los que quieran creer, y amonestando a otros para que queden sin excusa.

Sería un día lamentable para cualquier nación, donde se estuviera predicando el evangelio, si determinara expulsar a los élderes de la Iglesia de sus fronteras y negarles el derecho de predicar el evangelio entre el pueblo.

Los élderes aseguran la paz a las naciones, en tanto que éstas se muestren dispuestas a escuchar el mensaje de salvación, y a proteger y defender la verdad. Cuando llegue el tiempo en que las naciones echen fuera a los élderes y dejen de recibir su testimonio, y se sujeten más bien al “dominio de Satanás”, como escuchamos en el himno esta tarde, ¡Ay de ellos!

Leemos en la palabra del Señor que después del testimonio de los élderes vendrán la ira y la indignación sobre el pueblo. Porque después del testimonio de ellos vendrá el testimonio de terremotos que causarán sufrimiento y angustia, y los hombres caerán al suelo a causa del temor. También vendrá el testimonio de truenos, y la voz de relámpagos, la voz de tempestades, y la voz de las olas del mar que se precipitan más allá de sus límites. Todas las cosas estarán en conmoción y desfallecerá el corazón de los hombres por causa del temor que sobrevendrá al pueblo. Estas cosas seguirán tras el testimonio de los élderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, cuando la gente del mundo los rechace y los expulse de sus fronteras.27

 LA ACEPTACIÓN DEL EVANGELIO ANTES DE LA SEGUNDA VENIDA

SE HAN DE CUMPLIR LOS “TIEMPOS DE LOS GENTILES”. Vamos a ellos con un mensaje de paz, de verdad, de salvación eterna, invitándolos a que se arrepientan de sus pecados y entren en el redil verdadero donde puedan hallar reposo. Cuando no quieran hacer esto, sino al contrario, escuchen a los injustos y condenen la verdad, entonces Dios retirará el evangelio de entre ellos. En ese día se cumplirán los tiempos de los gentiles y el evangelio será llevado a los judíos.28 Porque debe predicárseles este evangelio a ellos, así como a las naciones gentiles; y un resto de los judíos se congregará en Palestina, como se han estado congregando desde que se dedicó la tierra para su regreso, y como ahora se están congregando un resto de Efraín y sus compañeros en la tierra de Sión.

Los judíos serán convertidos en la Segunda Venida. En el debido tiempo los judíos quedarán establecidos en su propia tierra, y el Señor vendrá a su pueblo, de acuerdo con su promesa, en la hora de su angustia y los librará de sus enemigos. Entonces pondrán sobre El sus ojos y descubrirán las heridas de El y preguntarán: “¿Qué heridas son éstas en tus manos?” Y El les responderá: “Con ellas fui herido en casa de mis amigos.” Entonces se postrarán y lo adorarán como su Redentor, el Hijo de Dios.29 Después de esto, serán limpiados de sus pecados y recibirán el evangelio.30

Y a las naciones que procuren destruir a Jerusalén en ese día, el Señor las destruirá, porque El será rey sobre toda la tierra y la justicia prevalecerá entre el pueblo.31 Sión será establecida sobre este continente; Jerusalén será restablecida en el antiguo continente y la iniquidad se apartará de la tierra, porque cuando venga Cristo, y los justos con El, los malvados serán corno rastrojo y serán consumidos.32

Por tanto, deseo dar mi testimonio a todo pueblo y decir a aquellos que levantan la mano contra esta obra: “Mira, no lo hagas, porque ésta es la obra de Dios. El la ha establecido, y cuando tú la rechazas, lo rechazas a El, y después del testimonio de los élderes vendrá el testimonio de aflicciones y angustias como lo han predicho los profetas.”33

LOS JUDÍOS EMPEZARÁN A CREER ANTES DE LA SE­GUNDA VENIDA. No muchos de los judíos, según lo que leo en las Escrituras, creerán en Cristo antes que El venga. El Libro de Mormón nos dice que empezarán a creer en El.34 Actualmente están empezando a creer en El. Los judíos en la actualidad consideran a Cristo como un gran Rabino. Lo han aceptado como uno de sus grandes maestros; han dicho que: “El es judío de judíos; el Rabino más sobresaliente de todos ellos.” Así es como uno lo ha declarado. Cuando se restauró el evangelio en 1830, si un judío hubiese mencionado el nombre de Cristo en una de las sinagogas, se le habría reprendido. Si un rabino se hubiera referido a El, la congregación se habría puesto en pie y abandonado el edificio. De modo que, vemos que el estado de ánimo ha cambiado. Yo declaro esto por lo que he sabido de fuentes judías que están empezando a creer en Cristo, y algunos de ellos están aceptando el evangelio.

Mas la mayoría en su incredulidad se congregará en Jerusalén; el evangelio les será predicado y algunos de ellos creerán. No todos los gentiles han creído cuando se les ha proclamado el evangelio, mas el cuerpo principal de los judíos que se haya congregado allí no recibirá a Cristo como su Redentor hasta que El mismo venga y se manifieste a ellos.35

EL SEÑOR HALLARÁ FE A SU VENIDA. Puedo testificar que cuando venga el Señor hallará fe sobre la tierra.36 Sin embargo, esa fe que El encuentre estará limitada a una porción muy pequeña de los habitantes de la tierra. No hallará fe en las naciones del mundo en grado alguno que llame la atención; no hallará fe entre los pueblos de la tierra que no hayan recibido el evangelio cual se ha restaurado. Mas habrá fe entre los de la casa de Israel que hayan sido recogidos de las naciones, y se hayan arrepentido de sus pecados, y recibido el mensaje que vino por conducto del profeta José Smith.37

 JOSÉ SMITH: MENSAJERO DELANTE DEL SEÑOR

UN MENSAJERO PREPARARÍA EL CAMINO PARA LA SEGUNDA VENIDA. Uno de los pasajes que Moroni citó a José Smith cuando lo visitó el 21 de septiembre de 1823, fue el siguiente: “He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.”38

Al citar las palabras de Malaquías a José Smith, el ángel Moroni también dijo que en breve se iban a cumplir estas palabras: “¿Y quién podrá soportar el tiempo de su venida [de Cristo]? ¿o quién podrá estar en pie cuando él se manifieste? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores. Y se sentará para afinar y limpiar la plata; porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. Y será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos.

Y vendré [Cristo] a vosotros para juicio; y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran mentira, y los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, y los que hacen injusticia al extranjero, no teniendo temor de mí, dice Jehová de los ejércitos.”39

LA SEGUNDA VENIDA ES UN DÍA DE VENGANZA Y JUICIO. Por motivo de que creen que esto se refiere a la segunda venida de Cristo, los Santos de los Ultimos Días se encuentran en una situación singular entre todos los pueblos, pues la creencia general es que todo esto se cumplió en la primera venida de Cristo. Sin embargo, si investigamos el asunto, se manifiesta claramente que en los días de ministerio del Redentor del mundo, El no vino en juicio ni para limpiar en el crisol, a fin de que toda la escoria fuese destruida. En aquella época fue maltratado, perseguido y negado por los hombres. No se impartió justicia a las viudas ni a los huérfanos contra aquellos que los oprimían. No fueron castigados los hechiceros ni los adúlteros, y todos los hombres pudieron soportar ese día.

Sin embargo, cuando Cristo venga la segunda vez, será en las nubes del cielo, y será el día de venganza contra los impíos, cuando aquellos que hayan amado la maldad y hayan sido culpables de transgresión y rebelión contra las leyes de Dios serán destruidos. Durante todo el ministerio de Cristo reinó la maldad y pareció prevalecer; pero cuando El venga en las nubes de gloria, como se declara en este mensaje de Malaquías al mundo, y que Moroni dijo que estaba próximo, entonces será cuando Cristo aparecerá como el afinador y purificador, tanto del hombre como de la bestia, y todo cuanto corresponda a esta tierra, porque la tierra misma pasará por un cambio y recibirá su gloria paradisíaca anterior.40

JOSÉ SMITH PREPARÓ EL CAMINO PARA EL REGRESO DEL SEÑOR. José Smith fue enviado a preparar el camino para esta segunda venida mediante la proclamación de la plenitud del evangelio y la concesión a todos los hombres de los medios para escapar de la iniquidad y de la transgresión. El cumplimiento de esta profecía de Malaquías está ahora precisamente a nuestras puertas, y antes que hayan pasado muchos años, Cristo vendrá como el afinador y purificador de esta tierra que hoy está padeciendo en la agonía del desorden y la transgresión.

Cuando llegue este día, todo lo que sea malo será quitado, y se cumplirán las palabras del Señor, en las que ha dicho: “He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas. Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado.”41

En esta época se han enviado mensajeros del Señor. Juan el Bautista vino a José Smith y a Oliverio Cowdery, y les dio su sacerdocio, preparando por este medio el camino para la venida del Señor.42 Además, el Señor ha venido súbitamente a su templo, y allí ejerció su ministerio en bien de José Smith y Oliverio Cowdery, el 3 de abril de 1836. En ese templo, José y Oliverio recibieron la autoridad para la purificación de los hijos de Leví y para el recogimiento de los judíos, para que finalmente sus ofrendas sean gratas ante el Señor, cuando vuelvan a sus tierras y les sean perdonadas sus transgresiones.43

EL SEÑOR HA VENIDO “SÚBITAMENTE A SU TEMPLO”. Malaquías dijo que el Señor vendría súbitamente a su templo.44 En 1830, nuestro Salvador hizo el mismo señalamiento.45 Esa venida era para un objeto preciso; es decir restaurar las llaves, purificar a los hijos de Leví, prepararse para la ofrenda de Judá cuando los judíos sean lavados de su iniquidad y para ser moco afinador y purificador, trayendo la salvación a todos los hombres que quieran escuchar su voz.

Es verdad que hay muchos, aun de los Santos de los Ultimos Días, que están mirando adelante hacia esa venida de nuestro Señor. Detengámonos y reflexionemos un momento. ¿No ha venido ya el Señor súbitamente a su templo para llevar a efecto estos gloriosos propósitos? Cristo se apareció súbitamente en su templo. Luego envió a Moisés con las llaves para el recogimiento de Israel. En vista de que Moisés estableció a Aarón y a los levitas en su sacerdocio, ¿no confieren también estas llaves el poder en esta dispensación para la purificación de Leví y Judá, a fin de que ofrezcan un sacrificio en justicia?

¿No se confiere con las llaves que poseía Elías todo lo que poseyó Abraham? ¿No otorgan a la Iglesia las llaves que poseyó Elías todo el poder de la autoridad para sellar? ¿No es un hecho de que bien sea en este templo, o en algún otro lugar consagrado, ya se han revelado y restaurado a la tierra todas las llaves de los profetas desde el principio del mudo, para la consumación total de la obra del Señor? ¿No está muy cerca de nuestras puertas el día grande y terrible del Señor? ¿Qué otra cosa por vía de autoridad para la salvación del hombre queda por revelarse? ¿No está aquí la plenitud del evangelio?46

LA VENIDA DE CRISTO A ADÁN-ONDI-AHMAN. Daniel habla de la venida de Cristo, y ese día está muy próximo. Se efectuará una gran reunión en el valle de Adán-ondi-Ahman, y se realizará un importante concilio. Se sentará Adán, que es el Anciano de Días, y el juicio —no el juicio final— se llevará a efecto, en el cual los justos que hayan poseído las llaves darán su informe y entregarán sus llaves y ministerio. Cristo vendrá, y Adán dará su informe.

En este concilio Cristo será recibido y reconocido como el gobernante legítimo de la tierra. Satanás será expulsado.47 A raíz de este acontecimiento, todo gobierno del mundo, incluso el de los Estados Unidos, tendrá que llegar a ser parte del gobierno de Dios.48 Entonces se establecerá el gobierno justo. La tierra será purificada, los inicuos serán destruidos y se iniciará el reinado de paz.49

Estamos ahora esperando esa ocasión. Esperamos que llegue; oramos por que así sea. Los justos se regocijarán cuando El venga, porque entonces vendrá la paz a la tierra y la rectitud al pueblo, y ese mismo espíritu de paz y gozo y felicidad que prevaleció sobre este continente por 200 años entre los nefitas, nuevamente será establecido entre los pueblos y por fin llegará a ser universal, y Cristo reinará corno Señor de señores, y Rey de reyes por mil años. Nuestra vista se dirige hacia esa ocasión.50

 LOS ÚLTIMOS DÍAS

LO QUE SIGNIFICA ÚLTIMOS DÍAS. El Señor ha declarado, por su propia voz y por su revelación a sus siervos los profetas, que estamos viviendo en los últimos días.51 Cuando hablamos de los últimos días, no queremos decir que es el fin de la tierra, que en breve dejará de existir. Queremos decir que estamos viviendo en esa época de tiempo conocida como la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos, en la cual el Padre ha prometido reunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en los cielos, corno las que están en la tierra.52 Queremos decir que estamos viviendo en la época en que cesará la injusticia; cuando la iniquidad no se hallará más sobre la faz de la tierra, cuando esta tierra, de acuerdo con la promesa que el Señor declaró a Daniel el profeta, será entregada a los santos del Altísimo, quienes la poseerán para siempre jamás.53

LA NATURALEZA PELIGROSA DE LOS ÚLTIMOS DÍAS. Estarnos viviendo en un período crítico de la historia del mundo. Están ante nosotros grandes acontecimientos. El señor en su misericordia, y con justicia y con juicio, acortará su obra en rectitud.54 Han salido los decretos y conviene que nosotros, corno miembros de la Iglesia, nos conservemos unidos y lo sirvamos y guardemos todos los mandamientos.55

Estamos viviendo en un tiempo de angustia, de tribulación, cuando el corazón de los hombres está desfalleciendo. El Señor indicó este tiempo durante su ministerio y amonestó por profecía, a los que hoy viven, a que velaran y oraran para que no fuesen desviados, para que no se les hallara desprevenidos, en caso de que tuvieran la buena fortuna de estar aquí en el gran día de su venida.56

Estamos viviendo en tiempos peligrosos, en una época en que la misión de la Iglesia, tal vez se destaca más y nuestro mensaje al mundo se define con mayor claridad que en cualquier otra época. Como pueblo actuamos como testigos de Cristo en un día en que el mundo se ha apartado de El, cuando están enseñando doctrinas de los hombres y menospreciando las verdades fundamentales de la fe cristiana.57

LA SIEGA DEL TRIGO; LA QUEMA DE LA CIZAÑA. La parábola que el Señor enseñó del trigo y de la cizaña se refería a los últimos días. Según el relato, un sembrador plantó buena semilla en su campo, pero mientras él dormía vino el enemigo y sembró cizaña en el campo. Cuando empezó a brotar, los siervos querían ir para arrancar la cizaña, mas el Señor les mandó que dejaran crecer juntos el trigo y la cizaña hasta que la cosecha madurara, no fuese que arrancaran el trigo tierno al destruir la cizaña. Entonces, al fin de la siega, habrían de salir a recoger el trigo, y atar la cizaña para quemarla. En la explicación de esta parábola, el Señor dijo a sus discípulos que “la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles”.58

La cizaña y el trigo están creciendo juntos, y han estado creciendo en el mismo campo todos estos años; pero está próximo el día en que se recogerá el trigo, y también se juntará la cizaña para ser quemada; y se efectuará una separación: los justos de los inicuos. Y conviene que cada uno de nosotros guardemos los mandamientos del Señor, nos arrepintamos de nuestros pecados, nos volvamos a la rectitud, si en nuestro corazón hay necesidad del arrepentimiento.59

SEPARACIÓN INMINENTE DE JUSTOS E INICUOS. Ya se está atando la cizaña en manojos para ser quemada. Se está recogiendo el trigo en graneros, y el día de la separación está próximo. Aun la Iglesia será purificada, y aquellos que sean del mundo, que estén contados entre los miembros de la iglesia, serán echados fuera, y encontrarán su lugar entre aquellos que son indignos, donde será el llanto y el crujir de dientes.60

Edificad y fortaleced a los miembros de la Iglesia en la fe en Dios; bien sabe la Providencia que lo necesitamos. Son tantas las influencias que están obrando, precisamente entre los miembros de la Iglesia, para despedazarnos, y va a venir, uno de estos días, en el cercano futuro, una separación del trigo y de la cizaña, y vamos a estar ya sea con el trigo o con la cizaña. Nos vamos a hallar de un lado o del otro.61

Llegará la ocasión, tan cierto como vivimos, en que habrá una separación entre los justos y los injustos.62 Aquellos que no guarden la ley del Señor negarán la fe, porque El retirará su Espíritu de ellos, si es que no se arrepienten, después de haber trabajado con ellos y hecho todo lo posible para conservarlos dentro de sus deberes. El les retirará su Espíritu y quedarán a solas. Deben escoger un lado o el otro, porque esta separación ciertamente ha de venir.63

LOS ÁNGELES ESTÁN SEGANDO LA TIERRA ACTUAL­MENTE. “En verdad os digo que os halláis limpios, mas no todos; y con ningún otro estoy bien complacido.” Esto se dijo de la Iglesia hace más de 100 años. El Señor no está complacido con nosotros hoy, porque no nos hallamos limpios, es decir no todos. “Porque toda carne se ha corrompido delante de mí; y los poderes de las tinieblas prevalecen en la tierra, entre los hijos de los hombres, en presencia de todas las huestes de los cielos. Por lo que reina el silencio, y toda la eternidad padece, y los ángeles esperan el gran mandamiento de segar la tierra para juntar la cizaña y quemarla; y he aquí, el enemigo se ha combinado.”64

Esa revelación se dio el 2 de enero de 1831, y en aquella ocasión el Señor dijo que toda carne se había corrompido delante de El. ¿Qué fue lo que dijo acerca de toda la carne en los días de Noé?65 ¿Creéis que el mundo ha mejorado? Si creéis esto, no habéis leído estos pasajes muy cuidadosamente. De modo que los ángeles estaban esperando, hace cien años, para ir a juntar la cizaña y segar la tierra.

El presidente Wilford Woodruff declaró por revelación, después de la dedicación del Templo de Salt Lake, que a los ángeles de los cuales se habla aquí, que estaban esperando para salir a recoger la cizaña y segar la tierra, ya los habían soltado y enviado a su misión.66

Recordaréis que en la parábola de la cizaña el Señor dijo a sus siervos que no deberían molestar la cizaña, no fuese que al arrancarla también arrancaran el trigo, porque la hoja estaba tierna. Dijo que dejaran crecer lo uno y lo otro hasta que la cosecha estuviese madura. Entonces nos dice que esa siega habrá de venir al fin del mundo.67

Ya desde 1893, el profeta del Señor, el presidente Wilford Woodruff, declaró que los ángeles habían sido enviados para atar la cizaña y preparar la tierra para la quema; y sin embargo, la quema no ha de venir sino hasta que la tierra haya madurado en la iniquidad.68

LOS REBELDES SERÁN DESARRAIGADOS EN LA SEGUNDA VENIDA. Los versículos 22 y 23 del tercer capítulo de los Hechos se refieren a Cristo, y están aún por cumplirse. Dicen lo siguiente:

“Porque Moisés dijo a los padres: El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis en todas las cosas que os hable; y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo.”69

Esto concuerda con la expresión que se halla en la primera sección de Doctrinas y Convenios, de que “vendrá el día en que aquellos que no oyeren la voz del Señor, ni la voz de sus siervos, ni prestaren atención a las palabras de los profetas y apóstoles, serán desarraigados de entre el pueblo”.70

Este profeta de quien Moisés habló es Cristo, y cuando El se digne hablar y dar mandamientos al pueblo, con el poder y la fuerza con que se darán en un tiempo futuro, no solo serán quitados de su lugar los miembros de la Iglesia que se nieguen a escuchar, sino que los juicios de Cristo descenderán sobre las naciones y sobre los impíos que se hallen entre ellas, quienes perecerán; y ese día se aproxima.71


  • 1       D. y C. 64:23, 24; Mal. 3:2; 4:1.
  • 2       D. y C. 77:12.
  • 3       Conference Report, abril de 1935, pág. 98; D. y C. 1:4-16.
  • 4       Conference Report, abril de 1951, pág. 58; D. y C. 110:13-16.
  • 5       José Smith 1:4.
  • 6       2 Ts. 1:7-9; D. y C. 29:17.
  • 7       Improvement Era, tomo 34, pág. 644.
  • 8       Conference Report, abril de 1936, págs. 75, 76.
  • 9       Church News, 4 de mayo de 1935, pág. 8.
  • 10     Church News, 29 de noviembre de 1941, pág. 4; Is. 65:17-25; Mal. 4; D. y C. 101:11-31; 133:63-74.
  • 11     Moisés 8:22-29.
  • 12     2 Ne. 3:9, 10; Moisés 1:25, 26; Abraham 2:8-11; Gn. 15:7-21.
  • 13     1 Ne. 10:7-10; Is. 40:3; Mt. 3:1-10; Mr. 1:2-8; Lc. 3:2-17.
  • 14     Is. 28:1-8; 29:1-10; 30:1.17; Jer. 2; 4, 5; 6; 7; 8; 9; 15.
  • 15     Mt. 24:14; José Smith 1:31.
  • 16     Mateo 24:31.
  • 17     Ap. 14:6.
  • 18     José Smith 2:29-54.
  • 19     D. y C. 133:17.
  • 20     Church News, 6 de junio de 1931, pág. 8; D. y C. 133:36-52.
  • 21     Mt. 24:14.
  • 22     D. y C. 1:4, 5.
  • 23     Church News, 7 de noviembre de 1931, pág. 6.
  • 24     D. y C. 52:11; 84:96, 97; 109:59.
  • 25     D. y C. 88:73.
  • 26     Church News, 7 de enero de 1933, pág. 5.
  • 27     D. y C. 88:86-95.
  • 28     D. y C. 45:21-30; Ro. 11:25; Lc. 21:24; Inspired Version, Lc. 21:25, 32.
  • 29     Zac. 12:8-14; 13:6; D. y C. 45:47-53.
  • 30     D. y C. 133:35.
  • 31     Zac. 14.
  • 32     D. y C. 133:63-74.
  • 33     Conference Report, abril de 1911, págs. 124-126.
  • 34     2 Ne. 30:7-18; 1 Ne. 10:11-14; 22:11, 12; 2 Ne. 6:10-18; 9:1, 2; 10:5-9; 25:16-18; 3 Ne. 20:29-46; Mormón 5:14.
  • 35     Genealogical and Historical Magazine, tomo 14 págs. 4, 5.
  • 36     Lc. 18:8.
  • 37     Conference Report, octubre de 1916, pág. 68; D. y C. 1:17-21.
  • 38     Church News, 12 de septiembre de 1931, pág. 2; Mal. 3:1; José Smith 2:36.
  • 39     Mal. 3:2-5; José Smith 2:36.
  • 40     D. y C. 101:23-31; Is. 65:17-25.
  • 41     Church News, 19 de septiembre de 1931, pág. 6; Is. 63:3, 4; D. y C. 133:50, 51, 63, 64.
  • 42     D. y C. 13; José Smith 2:68-72.
  • 43     Church News, 12 de septiembre de 1931, pág. 2; D. y C. 110:1-16.
  • 44     Mal. 3:1.
  • 45     D. y C. 36:8.
  • 46     Improvement Era, tomo 39 pág. 208; Mal. 3:1-5; D. y C. 110:1-16.
  • 47     Dn. 7:9-14; 21-27; 12:1-3; D. y C. 27:11; 78:15, 16;107:53-57;116; 117:8, 11; Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 142, 184.
  • 48     D. y C. 87:6.
  • 49     Correspondencia personal.
  • 50     Church News, 6 de febrero de 1932, pág. 8.
  • 51     D. y C. 14; 20:1; 27:6; 39:11; 63:58; 84:2, 117; 86:4; 112:30; 115:4; 132:7.
  • 52     Ef. 1:9, 10; D. y C. 27:12, 13.
  • 53     Millennial Star, tomo 93, pág. 241; Dn. 7:22, 26, 27.
  • 54     D. y C. 52:11; 84:97.
  • 55     Conference Report, octubre de 1919, pág. 146.
  • 56     Conference Report, abril de 1931, pág. 68; Lc. 21:25, 26.
  • 57     Conference Report, abril de 1924, pág. 40.
  • 58     Church News. 2 de agosto de 1941, pág. 2: Mt. 13:24-30. 36-43: D. y C. 86:1-11.
  • 59     Conference Report, abril de 1918, págs. 156, 157.
  • 60     Conference Report, octubre de 1922, pág. 75; D. y C. 121:23-26.
  • 61     Relief Society Magazine, tomo 18 pág. 688.
  • 62     D. y C. 63:54.
  • 63     Conference Report, abril de 1911, pág. 87.
  • 64     D. y C. 38:10-12.
  • 65     Moisés 8:28-30; Gn. 6:11-13.
  • 66     G. Homer Durham, Discourses of Wilford Woodruff, págs. 251, 252.
  • 67     Mt. 13:24-30, 36-43; D. y C. 86:1-11.
  • 68     Church News, 8 de mayo de 1937, pág. 5.
  • 69     José Smith 2:40; 3 Ne. 20:23.
  • 70     D. y C. 1:14.
  • 71     Genealogical and Historical Magazine, tomo 14, pág. 5.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s