Verdad

Verdad

Doctrina Mormona – Bruce R. McConkie

1. Cristo es la Verdad, lo que significa que es la personificación perfecta de toda verdad. “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6; Eter 4:12), “Yo soy el Espíritu de verdad.” (D. y C. 93:26.) Es el campeón de la verdad, el revelador de la verdad y el defensor de la verdad. Su palabra es verdad y todas sus obras se conforman a ella. “Es lleno de gracia y verdad” (2 Ne. 2:6; Juan 1:14, 17; D. y C. 93:11), y vino al mundo para “dar testimonio a la verdad.” (Juan 18:37.)

2. Ante la pregunta de Pilato, “¿Qué es la verdad?” (Juan 18:38), no hay ninguna respuesta registrada. Pero en otras partes se hallan definiciones explícitas dentro de las escrituras. La verdad es un atributo de la Deidad, del “Señor Dios de Verdad.” (Sal. 31:5.) Es “tarde para la ira, y grande en misericordia y verdad” (Ex. 34:6), “Dios de verdad y sin ninguna iniquidad en él, es justo y recto.” (Deut. 32:4; D. y C. 84:102; 109:77; Alma 5:48; 9:26;13:9.). La ley del Señor es verdad (Sal.119:142); todos sus “mandamientos son verdad” (Sal. 119:151), todas sus “obras son verdad” (Dan. 4:37), sus escrituras son verdad (Dan. 10:21), y su “palabra es verdad.” (Juan 17:17.) „Porque la palabra del Señor es verdad, y lo que es verdad es luz, y lo que es luz es Espíritu, a saber, el Espíritu de Jesucristo:’ (D. y C. 84:45.) El Libro de Mormón es una ilustración de la verdad porque “vive vuestro Señor y vuestro Dios, que es verdadero.” (D. y C. 17:6; Moisés 7:62; Sal. 85:11; D. y C. 128:19) “La verdad es el conocimiento de las cosas como son, como eran y como han de ser.” (D. y C. 93:24.) “Por lo tanto la verdad conforma la realidad, está centrada en Dios y permanece como la Deidad misma.

La verdad es absoluta y eterna; perdura para siempre. (D. y C. 1:39; 88:66; Sal.100:5;117:2.) Nunca varía; lo que es verdad en una época es verdad en todas las épocas. Las teorías de los hombres (científicas y otras) varían de descubrimiento en descubrimiento y están en un estado de cambio constante, a menos que lleguen por casualidad a una verdad final. Entonces no hay más cambios y la verdad descubierta está en completa armonía con todas las otras verdades en todos los campos. La verdad nunca entra en conflicto con la verdad.

La verdad no es relativa; es absoluta. Lo que es verdad en una eternidad es verdad en la próxima. El conocimiento que tiene el hombre de la verdad puede ser grande en un momento y pequeño en otro, o al revés, pero la cantidad de verdad final no aumenta ni disminuye por las revelaciones recibidas o los descubrimientos hechos. Por ejemplo: Jesucristo es el Hijo de Dios y la salvación se basa en su sacrificio expiatorio. Las personas responsables pueden ser salvas solamente con la condición de que tengan fe, se arrepientan, se bauticen y reciban el don del Espíritu Santo y perseveren hasta el fin.

Estas son verdades absolutas y eternas. Se aplican a toda persona viviente desde Adán hasta el último hombre. No hay nada relativo a su respecto. De la misma manera: José Smith fue el ungido del Señor en la restauración del evangelio de los últimos días. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es el reino del Señor sobre la tierra y el único lugar donde se puede hallar la salvación. Otra vez, éstas son verdades absolutas, eternas y finales.

En el único campo en que los hombres pueden estar seguros de que hay conocimiento sin medida de verdades finales, es en la religión revelada. Por cierto que hay descubrimientos científicos que son verdades puras, pero también hay otras teorías científicas en las que se mezclan los hechos y las hipótesis. También hay muchas verdades en todas las iglesias, pero la cantidad de verdad necesaria para asegurar la salvación se encuentra solamente en la Iglesia en que Dios la ha puesto, de acuerdo con su voluntad. Por lo que el llamado mormonismo es sinónimo de verdad. “¿Hay verdad entre los presbiterianos? Si, ¿Hay verdad entre los bautistas, los metodistas, etc.? Sí, todos tienen un poco de verdad mezclada con error. Debemos reconocer todos los principios buenos y verdaderos que hay en el mundo, o no resultaremos verdaderos “mormones”. (Enseñanzas, pág. 387.).

Los hombres se salvan si creen en la verdad, pero son condenados sino creen en la verdad. (2 Tes. 2:1113.) Para alcanzar la salvación deben adorar, “en espíritu y en verdad, el Dios verdadero y viviente.” (Alma 43:10; Juan 4:23-24.) La apostasía surge cuando los hombres rechazan la verdad (1 Tim 5:3-5; 2 Tim. 4:3-4; 2 Ped. 2:1-2; 1 Juan 1:8), y una de las señales de los tiempos es que “en los postreros días” los hombres “están siempre aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad (2 Tim. 3:1-7.).

“El Espíritu Santo es un revelador.” (Enseñanzas, pág. 405.) Una de sus grandes misiones es la de revelar la verdad. (Sant. 4:13; D. y C. 79:2, 91:4-6.) “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad,” dijo nuestro Señor. (Juan 16:13.) El testimonio del evangelio viene por revelación del Espíritu Santo; la verdad del Libro de Mormón se sabe por el mismo medio; “Y por el poder del Espíritu Santo podréis saber la verdad de todas las cosas.” (Moro. 10:3-5.) Finalmente, los que alcancen la exaltación recibirán “la plenitud de verdad, si, aún de toda la verdad,” aún como lo recibió Cristo, “Y ningún hombre recibe la plenitud a menos que guarde sus mandamientos. El que guarda sus mandamientos recibe verdad y luz, hasta que es glorificado en la verdad y sabe todas las cosas.” (D. y C. 93:26-28.).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s