El Plan de Salvación

EL PLAN DE SALVACIÓN

Genevieve De Hoyos Arturo De Hoyos

Prefacio Introducción – El Dilema de los Siglos
Poema El Plan por Arturo De Hoyos
Capítulo 1 El Plan de Salvación
Capítulo 2 La Vida Pre-mortal
Capítulo 3 La Creación
Capítulo 4 La Caída
Capítulo 5 La Redención de Cristo
Capítulo 6 Jesús el Cristo, nuestro Dios
Capítulo 7 La Probación: Redención de la Muerte Espiritual por Medio de la Fe y del Arrepentimiento
Capítulo 8 Redención de la Muerte Espiritual por Medio del Bautismo por Agua y por el Espíritu
Capítulo 9 Redención de la Muerte Espiritual por Medio de la Santificación y de la Elección
Capítulo 10 El Obtener la Vida Eterna como Individuos en Nuestra Dispensación
Capítulo 11 El Recogimiento de Israel en la Última Dispensación
Capítulo 12 El Establecimiento de Sion en la Última Dispensación
Resumen Final y Comentario Final

El universo todo es parte de un plan eterno

Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que tú formaste,
Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
Y el hijo del hombre, para que lo visites?
Salmos 8: 3-9

Si viajáramos por el espacio a la velocidad de la luz, es decir a 298,000 kilómetros por segundo, llegaríamos a la luna como en un segundo y al sol en 8 minutos. Siguiendo hacia Júpiter, lo pasaríamos en media hora y en una hora estaríamos en Saturno: En 4 horas llegaríamos a Plutón. Sí, nuestro sistema solar no es más que un pequeño punto en la Vía Láctea.

De acuerdo con cálculos matemáticos, el conjunto total de la Vía Láctea debería de ser de 250 billones de estrellas. Sin embargo, estadísticamente, y en base a fotografías de diferentes partes de la galaxia, solo 200 billones de estrellas se pue­den observar. Esto sugiere que una quinta parte del conjunto total de la Vía Láctea existe en forma invisible o como nubes o estrellas obscuras en forma de lunas, planetas o meteoros, polvo cósmico o gases.

No solamente existen esas estrellas sin estar amontonadas, sino que entre ellas hay una inmensidad de espacio. La Vía Láctea podría incluir un millón de veces más de sus estrellas sin llenarse. La probabilidad de que una estrella chocara contra otra, aún en la parte más densa de la Vía Láctea, es de una vez en 500 trillones de años. (Alvin R. Dyer, The Meaning of Life, Deseret Book Co., 1961, p. 23).

Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos
Salmos 19:1.

Esta obra es dedicada
AL EFRAÍN Y AL MANASES MODERNO, especialmente a los de América Latina.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s